Atmósfera

Revista de Poesía
N°4 - Buenos Aires
Junio 2009

Macedonio Fernandez, literatura argentina del siglo XX, relatos y miscelaneas de Macedonio Fernandez, narrativa argentina.
Macedonio Fernánndez. Poeta, narrador y filósofo argentino. Selección de textos. Revista Atmósfera NÂș 4. Buenos Aires, 2009.

Macedonio Fernández (Buenos Aires 1874-1952). Filósofo, doctor en jurisprudencia y poeta. Entre sus amigos, cabe destacar a los Borges (padre e hijo), Juan B. Justo y Raúl Scalabrini Ortiz. Postula como forma de comunicación la telepatía, la improvisación, la ironía y su candidatura a la presidencia de la Nación. Algunas de sus obras: No todo es vigilia la de los ojos abiertos (1928), Papeles de recienvenido (1929), Poemas (1953), Teorías (1974, ordenadas por Adolfo de Obieta).

Símbolos

Símbolo de la inocencia mística de vivir: Madre que en el umbral de su casita campesina mirando y esperando la llegada de los hijos a la hora de la cena corta el grueso pan apoyándolo sobre su vientre, en el que ya les diera su primer alimento. Madre siempre mismísima; aceptado destino misterioso. ¿Por qué? ¿Por qué?

Símbolo de dureza o incomprensión o asimpatía: Herir la yerba-mate prensada para tomar una porción, resquebrajándola a golpes con punzón y martillo que destrozan su perfumado y delicado seno.

Símbolo universal estático-estructural del dolor: La curva de la espalda humana.

Símbolo dinámico del dolor y preocupación terrenal: Busto inclinado del padre sobre el plato de sopa, sorbido sin dirigir palabra, sin levantar la cabeza hasta terminar; que bajo la fatiga de hoy toma la sopa, es decir el vivir terrenal para mañana, manso manjar en mansedumbre de seguir viviendo.

(1934; “Orígenes”, La Habana, 1948)

La imagen de séptimo grado

Creo haber llegado a la imagen de séptimo grado, a saber:

Imagen en un espejo de un rostro de mujer, reflejado en las aguas de un lago, tomada fotográficamente la imagen de las aguas del lago, trasuntada en un retrato de pintor a través de la imagen mental de éste. Colgado el cuadro en una habitación, es visto su reflejo en un espejo, y el protagonista, que en ese momento medita y vio esa imagen en ese espejo, evoca en actual imagen de la memoria la tenida en percepción del espejo.

Ese rostro pasa por cuatro reflejos inconscientes y dos sensibilidades. Dos espejos, las aguas y la cámara fotográfica que reciben la impresión sin sentirla, pasan la imagen sin sentirlo, y dos mentes sintiéndolo. Así igualmente sostengo que si esa imagen tiene siete inscripciones, una psiquis puede tener muchos mi-Cuerpos.